La poda en el sistema Todolivo Olivar en Seto

EL SISTEMA DE PODA MANUAL Y NATURAL

Practicado en Olivar en Seto, mejora la sostenibilidad medioambiental, contribuyendo a que el balance de la huella de carbono sea muy positiva en este sistema de cultivo.

  • Los olivos tienen la capacidad de captar el dióxido de carbono (CO2) atmosférico (un gas perjudicial presente en la atmósfera, causante del efecto invernadero) y fijarlo temporalmente en sus troncos y ramas.

    Con este sistema, los restos de poda son depositados en el centro de las calles para que sean picados e incorporados al suelo como materia orgánica, lo que permite, además de enriquecer nutricionalmente el suelo, fijar de una manera estable en el suelo el carbono que está presente en las ramas podadas, contribuyendo de esta forma a que el balance de la huella de carbono (la diferencia entre el dióxido del carbono capturado y el emitido a la atmósfera por este cultivo) sea muy positiva.

El equipo de investigación de la Universidad de Córdoba, dirigido por el catedrático Luis López Bellido, pone de manifiesto en un importante estudio sobre la huella del carbono, el gran potencial de este tipo de plantaciones como sumidero de CO2 y en la mitigación de gases de efecto invernadero.

A continuación se adjunta un cuadro resumen donde se puede observar como el Olivar en Seto es el sistema de cultivo de olivar que mejor balance de huella de carbono tiene con 4.107 kg de carbono por hectárea y año.